Home

bob-dylan-in-1966

Los premios distinguen a unos y en otros hieren susceptibilidades, no ahora, sino desde siempre. El Premio Nobel de Literatura tiene de las greñas al mundo de la música y al de los escritores con mucho herido en el camino. Para avivar el fuego están los sabelotodo, los que dicen que es poesía y que no lo es, quién escritor y quien no lo es. Mientras todo eso pasa, Bob Dylan anota su nombre entre los merecedores de un premio literario, en el siglo 21 y en medio de los escombros de la industria discográfica, como la señal inconfundible de que como lo pregonaba en sus inicios, los tiempos están cambiando.

Por Jaime García.

Esta mañana todas las redacciones de espectáculos se apresuraron a anunciar el Premio Nobel de Literatura al cantautor Bob Dylan, ícono del folk rock y un revolucionario de los textos desde los sesentas, cuando el planeta pasaba por cambios sociales emblemáticos, y se pudo erigir la voz de la canción de protesta.

En cambio, las redacciones de cultura no reaccionaron con tanta prisa; ellos se tomaron su tiempo, para cuestionarse si era algo válido que un cantautor se llevara un premio literario. Prefirieron desconfiar.

El anuncio estaba claro, al menos para cualquiera que tenga buena comprensión de lectura: “Por haber creado un nuevo modo de expresión poética integrada en la gran tradición de la canción americana”. Para mí, se entiende que se le reconoce por su aporte al texto de una canción, pero ¿usted que está leyendo esto, lo entiende?

El Cultural publicó un artículo que es un lamento de comienzo fin: “La concesión del premio Nobel de Literatura a Bob Dylan es una gran noticia para los fans de Bob Dylan y una malísima noticia para los amantes de la poesía”, comienza la nota. Más adelante habla de lo grave que un cantautor gane un premio que debería ser para un escritor, y ahí es donde de nuevo falla la comprensión.

¿Que seguirá a continuación?, culpar a los músicos que escriben poesía porque el público ya no va a las ferias de libros?, ¿Tan poco es el público hambriento de literatura que va quedando, que hay que peleárselos con los músicos?

Puede que el Premio Nobel hoy ya no sea tan importante. Recordemos que a nuestro Octavio Paz se le negó por varios años hasta que finalmente se le entregó y antes de eso su obra ya se había encumbrado entre lo más selecto de las letras latinoamericanas. Más preocupante creo que son los que critican y no hacen nada. Como esos poetas que en México se levantan a hacer sus obras sólo si es que hay dinero del gobierno, o de los que basan su poesía en la rabia que tienen contra los que escriben mejor, o peor aún, de los trovadores que critican a Dylan, y que en veinte años no son ni un cuarto del artista que era Bob Dylan en su primer disco.

Los tiempos cambian, pero la gran mayoría, la masa, no está preparada para los cambios.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s