Home

Mauricio Riveros

Es cantante y poeta chileno, pero dejó el delgado país del sur para ser cantante y poeta del mundo, y hasta ahora lo ha hecho bien. En España un círculo de artistas clave le considera músico de culto, y en México el público también, donde ha hecho varias giras y se ha convertido en el primer autor publicado por Lodelavoz Ediciones. Nos juntamos a echarnos un café y esta fue nuestra conversación.

Texto por Jaime García.

 

   En todas las fotos Mauricio Riveros siempre se ve distinto, en persona también, esta es la segunda vez que le veo desde que nos presentaron y casi no lo reconocí. Dice que le gusta cambiar, y que así ha sido desde siempre en su carrera. Su look en directo recuerda a la teatralidad del glam rock de los setentas y se comprueba cuando se busca en internet al grupo que lideró en los dos mil: Truman, como Truman Capote. Pero lo de la imagen no lo hace ser un tipo superficial, sino todo lo contrario, responde en profundidad, tiene ideas claras y su dedicación a la hora de escribir canciones lo perfila como uno de los más interesantes artistas venidos desde Sudamérica en la última década, gracias a eso ya tiene el reconocimiento de un público que crece, también de los periódicos de aquí, que le han llamado “un representante del rock literario”.

Hace casi un lustro que Mauricio Riveros es solista, y su carrera cobró su rumbo. Dice que está muy a gusto, y que ha trabajado duro en cada oportunidad que se le ha dado aquí. Ha invitado a sus discos varios músicos españoles de su misma línea, que le han abierto su círculo, y con los que ha fortalecido una conexión con casi instantánea, de hecho acaba de acompañar en un tramo de su gira al ibérico Iván Ferreiro. Este mes está lanzando su segundo libro de poemas, al que tituló “Desde arriba nadie te ve”.

Riveros libro

¿Crees en Dios?

¿Así nada mas?, ¿sin una escalada de preguntas previas? (risas). Supongo que lo dices por la portada del libro.

La portada y el título…

Entonces funcionó, pues era justo ese remezón el que buscaba provocar con ellos. Yo no creo en Dios, pero el título no es un cuestionamiento personal que yo arrastre, es más un mensaje que entregar. Soy muy observador y me ha tocado ver en los últimos años personas de la calle con tragedias tremendas, que viven a diario con resignación porque “es lo que Dios quiere”, gente muy religiosa, a pesar de que esa fe nunca les haya dado realmente calma o consuelo. “Desde arriba nadie te ve” fue una reflexión en voz alta, es también el título de una canción, y para llamar a mi segundo libro me gustó.

¿Qué prefieres mas, hacer discos o escribir libros?.

Es una fascinación distinta, pero para mí suponen la misma dedicación, me enfoco con la misma seriedad y les doy la misma calidad de tiempo, sólo cambian los plazos y el que se involucren otros artistas en el caso de la música. Pero siempre disfruto lo que hago, en el arte y en la vida, si no, simplemente no lo haría.

Mauricio Riveros

¿Cuando y cómo nace este segundo poemario?

Nunca lo planifiqué. Yo siempre estoy escribiendo, sin pensar si voy a publicar o no, y supongo que tiene que ver con que, desde que me vine a vivir a México, pasé por un lapso de seis etapas distintas en mi vida, y esas seis etapas hicieron que escribiera de cada una de ellas como si fueran capítulos dictados, que terminaron en convertirse casi de manera espontánea en los capítulos de este nuevo poemario. De pronto me di cuenta que tenía un nuevo libro en las manos, un retrato hecho en letras con un comienzo y un final, entonces se me hizo lógico volver a publicar.

Cuando uno averigua sobre Mauricio Riveros sería lógico encontrar que hayas salido de entre una generación de artistas similares, sin embargo lo tuyo fue como algo aislado en tu país. ¿Estás de acuerdo con eso?

Si, y no tan sólo de acuerdo, si no que consiente. En Chile nunca estuve de moda, ni fui objeto de una prensa afiebrada como si lo fueron otros artistas, y fue una suerte que no fuera así, pues nunca he tenido que transar mi libertad creativa de hacer lo que quiera hacer por intentar gustarle a la gente. Nunca me sentí parte de una escena, siempre al margen de la moda. De hecho los grupos con los que compartí escenarios al principio, ya no existen y sus músicos están dedicados a otra cosa. Hoy por hoy es muy difícil dedicarse a la música allá, y ser un cantante que además quisiera publicar su poesía tampoco ayudaba mucho. Ya sabes que en España es normal que un cantante publique un libro, en Argentina o en Inglaterra, seguir una tradición de rock y libros, pero en mi generación en Chile no se dio así, ni tampoco en la que vino después, por lo que definitivamente me sentí fuera de lugar con lo que pasaba allá.

Mauricio Riveros

¿Entonces no te sientes parte de alguna escena austral?.

Cuando me convertí en solista, en Chile hubo un boom de cantautores, todos con guitarra acústica tomando el folklore como un escudo de moda, algunos incluso comenzaron a cantar con un acento campesino, lo cual ni me parecía autentico y ni tenía que ver conmigo. Ellos eran ‘la escena’, yo ahí no encajaba, ni me interesaba encajar. Yo estaba mas ocupado siendo yo mismo, sin mirar para el lado, cantando “El lobo herido” o “Lo que no está permitido”, canciones en absoluta desconexión con lo que estaban imponiendo los medios allá. En ese momento, como en gran parte de mi carrera, me sentí medio huérfano, hasta que decidí instalarme en México, donde puedes ver cómo sintonicé con un circulo bien especial que me recibió, de artistas con los que nos admiramos mutuamente, con los que me he ido de gira y tenemos un público en común. Aquí se me considera con una atención mayor y es definitivamente más exigente de lo que dictan las modas en Chile, y por supuesto que prefiero todo esto en lugar de haberme quedado con ser favorito solamente del público de allá. Me siento mas parte de una escena global que particularmente austral.

Entiendo que este libro fue escrito en México en su mayoría, ¿qué tanto influyó el país en tu manera de ver y escribir sobre las cosas?

En todo. Imagínate, pues yo nunca había estado en México y no lo estaba haciendo con ojos de turista. Para mi fue como arrancarme de una foto en Santiago y pegar a la fuerza mi propia imagen aquí, con todo lo que eso implica. Además me tocó viajar muchísimo por todo México, más de lo que viaje incluso por mi propio país. Estuve de gira presentando mi anterior poemario y luego estuve en la gira de La Estación del Silencio, por la que me fui en plano de cantautor por varias ciudades también, viendo todas las caras, no sólo el lado amable del paisaje. En todos esos viajes fue de observar, de aprender y de entender, y claro, un silencioso viaje interno también.

culto_riveros

“Desde arriba nadie te ve”, es una sentencia un poco radical, y encima la asumes con una postura de crucifixión en la portada, ¿fue eso intencional?

Claro,  pero con la sutileza que siempre han caracterizado a mis trabajos, pues tampoco me interesa entrar en un conflicto panfletario con los fanáticos extremos de la iglesia. Justamente es el concepto de portada que perseguí, el del peso de las propias palabras como una corona de espinas, de la cruz, tomando esos códigos religiosos para quitarles el fanatismo ciego y hacerlos más reales, que nadie te mira, que nadie te vigila, que no hay paraíso y que hay miseria que son mas del destino que una prueba o un deseo de un dios.

Este libro lo lanzaste primero como un video poemario, donde estaba entre otros el italiano Ianus Pravo, un colaborador importante del trabajo de Leopoldo Maria Panero, ¿cómo se dio eso?

Tanto Ianus como los otros cuatro poetas que aparecen allí están porque admiramos nuestro trabajo mutuamente. Para lo del video poemario no fue necesario buscar demasiado, si no que sencillamente echar mano a los poetas amigos que estaban cerca de mi trabajo y que yo admiraba, tal como me ha sucedido con los músicos que invito a mis discos, primero tiene que haber una admiración de ambas partes. Fue un gusto y un agrado que todos ellos aceptaran la invitación a leer mis textos, todos son poetas que tenemos algo en común, como la intención de nuestras plumas.

Mauricio Riveros

Hay bastante de prensa mexicana que se ha referido a ti como ‘un representante del rock literario’, estas cómodo eso?

Yo creo que se refiere a una generación de los que crecimos leyendo libros en la era pre internet, y es lógico que nuestros textos evidencien ese bagaje que traemos, y que la generación de la tablet no tiene. Tampoco es que seamos tan viejos, me refiero a la generación que estamos en la mitad de los treinta, pero que echamos a volar nuestra imaginación entre páginas durante la adolescencia, que leímos a Bradbury o Verne para fantasear, o que devoramos la poesía del mismo Panero, y eso a la hora de escribir una letra de canción se nota. Esa denominación está bien, no me molesta, pero creo que yo nunca he sido un representante de nada más que de mi mismo.

¿Qué es lo próximo para ti en la literatura?, ¿tienes algún plan?, ¿o te dedicaras mas a la música en este año?

Yo siempre estoy trabajando en algo. Mientras este segundo poemario se fue a imprenta ya estaba trabajando en el próximo proyecto. Me interesa ahora otro tipo de narración. Estoy escribiendo un volumen de cuentos que no tiene ninguna urgencia en ser publicado, pero es probable que lo haga a fin de año. El concepto y el desafío de estilo que me ha significado cada uno de los cuentos, me parece atractivo. También tendré novedades en la música, pues ya son muchísimas las canciones que me han estado golpeando la puerta, y el tiempo pasa muy rápido, no podemos dejarlo irse sin aprovecharlo. Algo hay que hacer con esta eternidad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s